CIMA MENTORING | LAS CONSECUENCIAS
17259
single,single-portfolio_page,postid-17259,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-7.7,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive

LAS CONSECUENCIAS

Las consecuencias

TÍTULO: LAS CONSECUENCIAS

FORMATO: LARGOMETRAJE DE FICCIÓN

GÉNERO: DRAMA PSICOLÓGICO / THILLER

PRODUCCIÓN: SIN RODEOS FILMS, LAS CONSECUENCIAS AIE Y FACTOR RH (MÉXICO)

DIRECCIÓN: CLAUDIA PINTO

GUIÓN: CLAUDIA PINTO Y EDUARDO SÁNCHEZ

SINOPSIS

El eco debajo del agua se funde con los quejidos de una mujer. La silueta de dos mujeres dentro de una piscina: una de ellas está pariendo, la otra la anima. Ambas son las madres de Gaby.

 

Un tren abandona una estación. Gaby ya tiene 11 años y está con sus madres en el andén. De pronto, una de ellas se desploma y cae inconsciente a las vías. Ana, desesperada, va en auxilio de su pareja. Pero cuando la coge en brazos, se da cuenta de que ya no tiene vida: un infarto cerebral se la ha arrebatado. El siguiente tren se aproxima. Ana lo ve venir y no reacciona, no quiere hacer frente a la vida sin su mujer. Pero el maquinista activa los frenos y Ana debe seguir viviendo.

 

Tres años más tarde, Ana sigue en ese agujero, el eco de ese túnel le atormenta. Gaby tiene 14 años y un hombre vive con ellas. Es César, el suegro de Ana. Él tenía una relación distante con su hija, pero tras su muerte, se mudó con su nuera y su nieta para ayudarlas a salir adelante. César se ha convertido en un héroe para Gaby y en la muleta emocional que ha mantenido a Ana en pie.

 

Pero Ana está cansada de estar ausente de su propia vida y quiere recuperarse definitivamente. Para ello, hace un viaje con su familia a una casa en la que su pareja vivió su infancia y que ella no conoce. La casa está en una pequeña isla que sufrió una erupción volcánica años atrás y que dejó bajo el agua parte del pueblo. El lugar está en ruinas, pero el entorno natural es de postal y tiene esa belleza telúrica propia de una vida enterrada bajo el agua.

 

En ese lugar, Ana comienza a sentirse mejor, pero a medida que se recupera se va dando cuenta de que su familia ha cambiado: su hija ya no es la niña que ella cuidaba; su suegro, en ese lugar, no parece el hombre afable que ella conoce; y la complicidad entre ellos dos, que antes le resultaba tan cómoda, ahora le parece extraña, demasiado cercana.

 

Ana debe enfrentarse a sus miedos y fantasmas para acceder a la verdad: indagar en la historia familiar, descifrar quién es ese hombre que vive con ellas y derribar las barreras que la separan de su hija. Hay inundaciones muy convenientes, pero antes o después todo sale a flote.

 

Somos las consecuencias.

 

 

ESTADO DEL PROYECTO: FINANCIACIÓN

 

CONTACTO:

Claudia Pinto Emperador
676 51 50 11
claudiapintoe@gmail.com